© 2012 Silvia Domínguez Vidal

Sábanas

Esta mañana me he despertado pensando que desde siempre me encanta el tacto de las sábanas que ya están viejas, gastadas. Quizá porque a base de tanto estar pegadas la una a la otra durante tantas noches ambas hemos suavizado nuestras asperezas. Quizá porque esa fragilidad que van adquiriendo con el tiempo la reconozco en la piel de las personas mayores y en la de los bebés.  Las sábanas viejas lo saben todo de ti. Y te acarician, te arropan, te hacen sentir que todo va a ir bien. Porque a veces simplemente solo hace falta eso.

 

 

3 Comentarios

  1. Silvia
    Publicado el 19/09/2012 a las 2:42 pm | #

    silvia.. no te lo vas a creer.. pero ayer mismo busqué tu blog por si se me había pasado algguna actualización… echaba de menos tus cosas.
    Las sábanas!!! cuántas historias y secretos guardan!!
    Tenemos cita pendiente.
    Muchos besos

    • Silvia Domínguez Vidal
      Publicado el 19/09/2012 a las 3:26 pm | #

      Gracias tocaya!
      Me has debido llamar con la mente… ;)
      Un besazo!

  2. Marina
    Publicado el 22/09/2012 a las 11:53 am | #

    Cómo me gustan tus reflexiones, Silvia. Siempre encontrando poesía en los momentos más cotidianos. Mmmmmmuacks!