© 2011 Silvia Domínguez Vidal SOY RICA

SOY RICA

 

Sí, así. Con mayúsculas. SOY RICA. Mucho más rica que cualquiera de las personas que aparecen en la famosa lista Forbes. Muchísimo más… Vamos, ya quisieran ellos poseer mi riqueza. Para los que me conocéis, antes de que penséis que se me ha ido la cabeza, voy a explicarme. Y para ello voy a compartir con vosotros algo que pensé cuando observaba el mar en mi tierra este verano…

Es posible que algunos vean en esta fotografía una bonita estampa de una playa, el mar, rocas y al fondo, una isla. Bueno, pues estaba yo tirada en la arena, relajada, recibiendo la suave caricia del viento, disfrutando del maravilloso paisaje que es el mar, cuando una idea me asaltó: ¿Sería capaz de llegar nadando a aquella isla?

Los míos saben bien que lo del deporte y el ejercicio no es lo mío… así que sonreí para mis adentros pensando que era una idea imposible. Pero luego recapacité. No. No hay nada imposible. La palabra imposible es una ilusión en nuestra cabeza. Claro que sería capaz… Todo es cuestión de prepararme, porque no soy tan ilusa como para creer que en mi lamentable estado de forma podría hacerlo. Y luego… Pensémoslo bien…

Entraría en el agua. Sí, sí… ya lo sé. Estará fría de narices, pero ¿qué más da? ¡Existe el neopreno!! Así que después del impacto inicial, todo es aclimatarse y comenzar a nadar. En el camino es muy probable que encuentre alguna roca donde hacer pie y descansar, o incluso que me ampare de la corriente si esta es muy fuerte. Hay rocas que sobresalen en el agua. También es posible que incluso la corriente me ayude en un momento dado… o no. También hay que contar que no todo puede salir como esperamos, pero seguro que algún lugar donde guarecerme podré encontrar. Todo es cuestión de ir poco a poco, de roca en roca, hasta el gran esfuerzo final hasta la isla. Desde allí un faro me guía para no desorientarme.

Lo miraba y me parecía un reto durísimo para mi… Pero se de alguien que lo haría sin grandes problemas. Alguien de quien aprendo cada día. No sólo a nadar distancias largas en el mar, sino a afrontar retos duros en la vida. Y en esta última modalidad, tengo grandes ejemplos a mi alrededor en los que constantemente me inspiro… personas fuera de serie que han ganado pulsos que parecían perdidos de antemano.

He tardado cuatro largos meses en escribir mi siguiente entrada en este blog. Vaya propósito de fin de año… anda qué… Pero la razón ha sido que mi energía la he estado empleando en tratar de ser una roca donde pararse y descansar para alguien que estaba haciendo un trayecto realmente difícil en los últimos tiempos. Esta persona, a la que quiero muchísimo, está ya cerca de la isla, ya ve el faro, ya está cerca de la orilla a punto de alcanzar su meta.

Pero esto de tratar de ser una roca no es algo que haya logrado hacer sola. Las rocas se componen de muchísimas cosas… Y yo también he ido consiguiendo ser fuerte gracias a todo lo que me han aportado todos esos seres maravillosos que me rodean. Sin su cariño, sin su apoyo, sin su amor, mi roca habría sido triturada por la fuerza del viento.

Y es que la vida funciona un poco así: Unas veces nos toca nadar, otras ser el agua, o la roca, o la arena, o el viento, o la isla, o el faro… Todo lo que aparece en mi fotografía, todo, compone un todo que hace que la escena sea maravillosa. Aunque llegar a la isla parezca un reto imposible, entre todos lo podemos conseguir.

¿Por qué soy rica? Porque tengo a mi alrededor a personas tan magníficas, tan especiales, tan generosas, tan increibles… que sólo por un instante pensé que no podría alcanzar la isla. En el momento en que pensé en ellas, supe que todo, absolutamente TODO, es posible. Y supe que soy invencible.

No hay riqueza mayor en el mundo que tu gente. Hay personas que les sobran dedos de la mano para contar a sus incondicionales. A mi, aún contando los dedos de las manos y de los pies de un equipo de fútbol, me faltan dedos. ¿Podéis concebir riqueza mayor?

Gracias a todos vosotros, porque a vuestro lado, soy asombrosamente rica… y lo que es más importante: Feliz.

 

5 Comentarios

  1. Victor Jori
    Publicado el 16/08/2011 a las 7:02 pm | #

    Me encanta, pero sobre todo por que en muchas cosas me reflejo y me veo. y que gran verdad esa:

    “Y es que la vida funciona un poco así: Unas veces nos toca nadar, otras ser el agua, o la roca, o la arena, o el viento, o la isla, o el faro”
    Y lo que tarde en entenderla :) y en parte una pequeña parte me la enseñaste tu. Así que, por lo que me toca. GRACIAS :)

  2. Silvia Domínguez Vidal
    Publicado el 17/08/2011 a las 1:33 pm | #

    Muchas gracias Victor!
    Está claro que tú también eres un hombre afortunado… me alegra haber puesto aunque sea un minúsculo granito de arena. Seguro que lo demás lo hiciste tú, puede que con tu cámara… De nuevo, GRACIAS a ti!! :D

  3. Felícitas
    Publicado el 17/08/2011 a las 4:17 pm | #

    ¡Qué bonito comienzo! Y lo reitero, cada día doy gracias a Dios por haber conocido un grupo tan fantástico

  4. Silvia Domínguez Vidal
    Publicado el 17/08/2011 a las 6:52 pm | #

    Muchas gracias bonita. Las personas son el mayor de los tesoros… ;)

  5. Piriposa_Cris
    Publicado el 21/08/2011 a las 11:30 pm | #

    Si tú tienes toda esa gente a tu alrededor por algo será… Si recibes tanto es porque tú lo devuelves siempre con creces. Smmmuak!!!