© 2012 Silvia Domínguez Vidal

Tú me inspiras…

Sí, Chelo, tú me inspiras. Por esa preciosa sonrisa que luces. Y por todo lo demás…

Aunque no te conozco más que por un video de Fundación Adsis que invito a ver a la gente que pueda leer este minúsculo punto en medio del océano de la red que es mi blog. Seguro que acaban pensando lo mismo que yo.

Por lo pronto, y dado que no puedo hacerlo de otro modo en este mismo instante, te he sacado una foto en la pantalla de mi ordenador. Eso suelo hacer con lo que me inspira: fotografiarlo. Cada uno tenemos nuestro método ¿verdad?

El caso es que no hace falta conocerte para que seas una inspiración. Seguro que la gente que te rodea piensa lo mismo. Esa energía positiva que desprendes es fabulosa… Te lo deseo, pero es que además estoy segura de que tus sueños seguirán cumpliéndose. Porque son los sueños de alguien que le pide a la vida que le devuelva todo lo bueno que uno aporta. Y digan lo que digan, lo cierto es que al final la vida acaba dándote lo que tú le das… Si vives amargado, acabarás amargado. Si vives luciendo esa sonrisa, te envolverá.

Tú me inspiras, Chelo. Y tú, que estás leyendo esto… Me inspiran todos y cada uno de esos pequeños héroes cotidianos que cada día, despacito, sin que nadie lo note alrededor, da un pasito, y otro, y otro, con paciencia. ¿Para qué? Para alcanzar sus objetivos. Me inspiran todos los que tienen metas que parecen ya alcanzadas para otros, como tener la documentación en regla, o acabar los estudios, o conseguir un trabajo… Cuánto me alegra que con la que está cayendo hayas encontrado trabajo, Chelo…

A veces la épica no está en los campos de batalla de las grandes guerras, sino en el día a día. Nos olvidamos a menudo de las carreras de fondo… Olvidamos que hay personas para las que simplemente conseguir tener una habitación propia es una victoria sin precedentes. Hay personas para las que algo tan tonto para otros como es echar correr por un instante es el mayor subidón de la historia. Porque la clave está en el título de este vídeo que Marc Juan ha hecho con tanto mimo para Fundación ADSIS: UN AÑO ANTES. Tantas cosas pueden pasar en un año… tantas cosas pueden avanzar, tantas cosas pueden asimilarse, tantas cosas se pueden aprender, tanto podemos llegar a conocernos… tanto se puede ganar y tanto se puede perder… y en gran medida depende de nosotros mismos.

La clave para superar esta crisis mundial no está, desgraciadamente, en las grandes personalidades políticas, al menos no en las de este país. La clave está en la inspiración que ofrecen personas normales y corrientes con las que te cruzas en el metro o tropiezas por la calle. La clave está en ti. La clave está en nosotros. La clave está en las personas como la gente que ha apoyado a Chelo en el momento que flaqueó y necesitó ayuda, y está en ella misma que siguió pasito a pasito avanzando en su camino.

Tú me inspiras, Chelo. Y tú, Laura. Y tú, mamá… y tú, que estás leyendo esto, por los motivos que tú sabes y es muy posible que yo no. ¿Acaso no has superado alguna dificultad en tu vida antes? ¿Acaso no has tenido que ir poco a poco siguiendo un camino para alcancar una meta? Recuerda como fue aquello y sonríe, porque si es así, tú también eres toda una inspiración.

Un comentario

  1. Publicado el 19/04/2012 a las 9:15 pm | #

    NO saber nada de Chelo es imaginar la vida de Chelo. con su sonrisa, a partir de que llegó de nueve años a las Españas… donde segurametne muchas veces no pudo sonreir..

    Y unirla a todos lo que, como vos, Silvia, queremos lograr algo, chico grande, mediano, opaco, reluciente… pero allá vamos…

    A veces ocn la vida facil, (como en mi caso) y a veces dolorosa…