© 2011 Silvia Domínguez Vidal

Eternidad – Eternity

Últimamente estoy pasando una época en la que hay personas de las que me despido y otras a las que les doy la bienvenida.

Unos se van, después de haber compartido un trocito de su vida conmigo, aunque sea ínfimo, aunque sea un artículo que escribieron en un periódico, o una película que me llegó, o una fotografía que me conmovió… o haber compartido muchos momentos juntos, charlando, riendo, llorando. Cada persona que se cuela por una rendija en tu vida te deja un pedacito de si misma. Y siempre pienso que todos esos pedacitos son los que construyen su Eternidad.

Hace casi un año se fue Steve, un hombre de una generosidad maravillosa, mi padre americano, una de esas personas con una sonrisa que vas allá de sus facciones, que lo envolvía todo. Como le decía a mi mamá americana, Anno, creo que me cuesta recordar a Steve sin estar sonriendo. Ella me contó que el día que partió había estado hablando con su grupo de oración (era un hombre muy creyente) sobre la Eternidad. Y eso la reconforta.

Recordé entonces mi teoría sobre la Eternidad: Steve dejó en muchíiisimas personas un trocito de si mismo, su sonrisa a cachitos repartida entre todos los que tuvimos la enorme suerte de conocerlo. Fueron a despedirle, a celebrar su vida, más de 700 personas. Y eso sin contar los que no pudimos estar allí… Steve es eterno, porque se coló en nuestras vidas, y nos ayudó a todos en alguna manera a ser quienes somos.

Parte de lo que soy hoy se lo debo a Steve. Igual que os lo debo a toda la gente que pasáis por mi vida. Sin vosotros no sería yo. Sin los demás, sin aquellos que comparten nuestras vidas, las velas de mi fotografía de hoy no se habrían desgastado, no serían tan bonitas. No habría pasado ratos escuchando música en tu compañía, cantando, conversando… viviendo. Las velas desgastadas me gustan por la misma razón que me gustan las arrugas en las facciones de la gente: Hablan de lo vivido, de lo compartido, de lo que nadie nos podrá quitar jamás. Son hermosísimas… Son VIDA en pura esencia, incluso apagadas. El humo que desprendieron mientras ardían se disolvió en el aire, y esas partículas en el aire siguen.

Steve ya es abuelo. Baby Steven nació a principios de este año. Todavía no he tenido la oportunidad de conocerlo en persona, pero su mamá y su papá, Lisa y Jon, me permiten ver cómo va creciendo a través de internet. Le di la bienvenida con muchísima alegría. Como se la he dado a Núria, que hace poquito que llegó, y en septiembre a Pablo, mi último sobrinito. Qué promesa tan maravillosa son los niños. Son velas nuevas, casi sin usar. Preciosas también. Qué ratos tan estupendos vamos a pasar iluminados por ellos.

Ellos también son parte de la Eternidad. No lo saben todavía, pero Steven recibirá de su familia los pedacitos de sonrisa que les aportó su abuelo Steve. Y quizá en ratitos que yo pase con ellos, Núria, Pablo, y todos los peques que me rodean, como Jimena, Carmen, Álvaro, Pablo, María, Marta, Laura, Silvia, Miguel, Mónica, María, Elena, Ana… (podría seguir porque son unos cuantos ya!), todos estos niños, decía, recibirán un trocito de esa sonrisa también, porque está en mi. Y yo, a mi vez, recibiré de ellos pedacitos de las suyas que me alegrarán el corazón.

Está bien compartir sonrisas. «Hay que hacer más primadas» me decía ayer alguien a quien le tengo mucho cariño mientras despedíamos a su padre. Hay que compartir muchas velas. Hay que disfrutar de los nuestros, hay que vivir. Así todos seremos eternos. Aunque en realidad, seamos conscientes o no, todos somos eternos. Como Steve.

P.D.- El souvernir que más me ha gustado de mi viaje a Miami ha sido una wafflera que me han regalado Carlos, Carmen, Miguel y Mónica. Porque en ella voy a poder hacer waffles como los que me preparaba Steve los domingos para desayunar. Cuando vuelva a Los Ángeles, Lisa ha prometido preparármelos. Lo estoy deseando.

______________

Lately I’ve been going through a time saying goodbye to many people and welcome to many others.

Some of them go after sharing a piece of their lifes with me, maybe very small, even if an article they wrote in a newspaper or a film that touched me or a photograph  that moved me. Others have shared many moments together, chattering, laughing, crying. Each person who slides through a hole in your life leaves you a bit about itself. And I always think that all these bits are those who build their Eternity.

Almost a year ago Steve left. A man of great generosity, my «american father», one of those people with a big smile on his face, which covered all. As I told my «american mom», Anno, I think I can’t remember Steve without smiling. She told me that the day he left he had been talking with his prayer group (was a very devout man) about Eternity. And comforts her.

I remembered my theory on Eternity: Steve left many many many people a bit of himself, bits of his smile spread across all those that we were very lucky to meet him. To say goodbye, to celebrate his life, there were more than 700 people. Not to mention those that we could not be there … Steve is eternal, because he entered into our lives, and helped us all in some way to be who we are.

Part of what I am today I owe to Steve. Just as I owe to all the people who pass through my life. Without you I would not be me. Without others, all those who share our lives, the used candels of my photograph in this post would not be that pretty. It would not have spent time in your company listening to music, singing, talking … living. I like used candles for the same reason I like the wrinkles in people’s faces: They talk about life experiences, as shared, so that no one can ever take away. They are beautiful … LIFE pure essence, even unlit. The smoke burned flew to the air, and those particles in the air still.

Steve is a grandfather. Baby Steven was born earlier this year. I have not had the opportunity to meet in person, but his mom and dad, Lisa and Jon, let me see how he grows up over the Internet. I welcomed him with a lot of joy. As I have been with Núria, who just recently arrived, and in September Pablo, my latest nephew. What a wonderful promise children are. They are new candles, almost unused. Beautiful too. What great times we’ll spend lightened by them.

They are part of Eternity. They do not know yet, but Steven will receive from his family bits of his grandfather Steve’s smile. And maybe, in little whiles I spend with them, Núria, Pablo, and all the kids around me, like Jimena, Carmen, Álvaro, Pablo, María, Marta, Laura, Silvia, Miguel, Mónica, María, Elena, Ana… (Could follow, they are many now!), all these children, I was saying, will receive a piece of that smile too, because it is in me. And for sure I will receive from them little pieces of their smiles that will cheer my heart.

It is good to share smiles. «He have to make more cousins reunions» said yesterday someone who I really care as we were saying his father goodbye. We must share many candles. We have to enjoy our people, we must live. So we all be eternal. Although, actually, we realize it or not, we all are eternal. As Steve.

PD.- The Souvernir that I like the most from my trip to Miami is a waffle maker that Carlos, Carmen, Miguel and Monica gave me as a gift. Because with it I’ll be able to make waffles as Steve used to prepare me for breakfast on Sundays. When I return to Los Angeles, Lisa has promised to make them for me. I’m looking forward.

8 Comentarios

  1. Cris Hdez
    Publicado el 16/02/2011 a las 11:59 pm | #

    Que sepas que tú eres otro Steve, porque yo también te recuerdo siempre sonriendo, y me encanta la pasión que le pones a las cosas que haces, y cómo te brillan los ojos cuando cuentas algo que te ha pasado, algo que, en definitiva, te ha «movido» de una forma u otra… No suelo ser yo tan moñas para decir estas cosas, ya lo sabes, pero me ha encantado tu post. Muchas de las velas que te rodeamos se encienden con tu luz.
    NO CAMBIES NUNCA!

    • Silvia Domínguez Vidal
      Publicado el 18/02/2011 a las 1:31 pm | #

      Cris, súmate al club de los Steves… Hay muchos, y tú eres uno de ellos. Gracias preciosa por tener ese «momento moñas» y compartirlo conmmigo. Es fantástico haberme cruzado contigo en el camino… :)

  2. Publicado el 17/02/2011 a las 9:14 am | #

    Muchos gracias por sus palabras y pensamientos – que bonito. No puedo hablar o leer espanol muy bueno, entonces gracias por el version de ingles.

    • Silvia Domínguez Vidal
      Publicado el 18/02/2011 a las 1:32 pm | #

      Thank YOU Daniel for still being my family after 20 years now. :)

  3. Ana Lorenzo
    Publicado el 07/03/2011 a las 6:57 pm | #

    Si lo se no lo leo!!! Con lo llorona que yo soy!!!! Ya tengo para toda la tarde!!!

    • Silvia Domínguez Vidal
      Publicado el 24/03/2011 a las 10:55 pm | #

      Ay Anita… siento no haber advertido que necesitarías kleenex!! Besitos preciosa!!

  4. Natalia
    Publicado el 11/03/2011 a las 1:10 am | #

    Que decirte??… Tú siempre lo expresas TODO…. por más simple o complejo que sea te brota fácil!
    Eres maravillosa y no hace falta ver tu linda sonrisa para que formes parte del mundo de quien te rodea. No te veo hace más de 5 años y te sigo teniendo en mi camino, como apoyo o como simple expectadora, siempre estas….
    Eso es impagable, admirable y sabes que te lo agradeceré eternamente.

    Un beso gigante y un abrazo muy apretado Silvia !!

    • Silvia Domínguez Vidal
      Publicado el 24/03/2011 a las 10:55 pm | #

      Todo se pega mi cielo… y tú eres una inspiración. Siempre conectadas!! :)